lunes, 17 de marzo de 2008

Vísteme despacio que tengo prisa


Curioso refrán el que da título a esta entrada, pero es que es muy cierto. Hay veces que todo se confabula para hacerte llegar tarde (más tarde) a los sitios. Veamos unos ejemplos:

- Ese día la gente que comparte acera contigo disfruta de un agradable paseo a paso de tortuga impidiéndote avanzar a la velocidad deseada. Además, a veces se suma a esta situación la pareja con el carricoche que, indecisa, te hace estar esquivándolos durante un buen rato :-D.

- La cola del super es interminable. Parece que todo el pueblo ha decidido ir a comprar a la misma hora que tú y al mismo sitio. Tras la observación de las diferentes cajas, escoges una, la que crees que va más rápido. Pero, ¡ah!, gracias a Murphy, desde el momento en que la elijes, esa empieza a ser la cola más lenta de todas. A veces, esto no es todo y cuando estás a punto de llegar a la amable cajera, ésta se enrolla con el cliente que está justo delante de ti... o a veces simplemente te ha tocado una cajera lenta que tiene más parsimonia que un perezoso... o a veces el chico que está delante en la cola ha olvidado pesar su melón y la cajera abandona su puesto para ir a pesarlo y etiquetarlo... grrr.

- Todo el tráfico se ralentiza de forma sospechosa. ¿Qué pasa? ¿Por qué me han tenido que tocar delante todas las personas con problemas para conducir?: el conductor novel y lentito, el abuelo que no ve que el semáforo lleva 10 min. verde, el joven malote que aparaca donde le sale de los mismísimos e impide el paso... Por si fuera poco, loa semáforos se unen a esta iniciativa y siempre que te acercas a ellos se les sonrojan las mejillas, con lo que te toca esperar un buen rato hasta que les convences para que te dejen seguir con tu camino.

- En clase, el típico profesor que nunca dice ni una palabra de más ni una de menos, ese día que has quedado o que te tienes que ir a a la hora en punto se siente conversador y confidente. Empieza a comentar cosas y aspectos de la asignaturas, a pedir la opinión del alumnado, en fin.. que a él/ella nadie le espera para cenar ese día, o eso parece.

- En los comercios, la dependienta de turno te cuenta toda su vida, y cuando digo toda es toda, toda. Te dice qué ha desayunado, a qué hora se ha levantado, qué le duele, qué no le duele, qué va a cenar, cómo están sus hijos, lo poco o mucho que le ayuda el marido, los disgustos del trabajo, etc. etc. Así que te vas de la tienda 2 horas más tarde y con un dolor de cabeza que pa qué.

Bueno, ante estas situaciones ¿qué hacer? Pues relax, eso es. Lleva contigo siempre el mp3 con buena musiquita y respira hondo :-D. Al fin y al cabo, a veces seremos nosotros los culpables de que alguien llegue tarde a su destino. Hemos de ser comprensivos, jejeje. PEACE


PD: Me he creado una ciudad y para que crezca necesita visitas. Si os pasáis os lo agradezco :-D. Aquí está el link: http://aras-city.myminicity.es/

3 comentarios:

TulkaS dijo...

jajajaja pues la verdad k es un puteo cuando pasa algo d eso xD pero bueno tmb es verdad k a veces somos nosotros los k molestamos.
x cierto el juego ese...k poco divertido parece :P

^Arateva dijo...

Jajaja, ¿poco divertido? Bah, no es nada divertido :-D. No puedes hacer nada, sólo esperar visitas de la genete para tener más habitantes, jeje.

Hugo dijo...

ya tienes veinte visitas.. lo menos xD besines nene... y si, la gente no se mueve cuando hay prisa... murphy se encarga de ello.